Inicio Estilo de vida ¿Te cuesta tomar decisiones? Estas podrían ser las causas

¿Te cuesta tomar decisiones? Estas podrían ser las causas

Compartir
Durante el camino del emprendimiento siempre tendrás que tomar decisiones. (Foto: Shutterstock)

Quieres emprender, tienes varias ideas de negocio pero no inicias ninguna porque te cuesta tomar una decisión. O quizá en estos momentos te sientes mortificado porque no sabes si dejar tu empleo o no para dedicarte al cien por ciento a tu negocio. Estas dos situaciones reflejan que eres de las muchas personas a quien le cuesta tomar decisiones difíciles.

Y es que cuando se configura como difícil la toma de una decisión, por lo general te estancas y te frustras; es decir, tu indecisión pasa a ser un obstáculo que impide tu desarrollo en cualquier ámbito de tu vida. Y ojo, que en el camino del emprendimiento siempre tendrás que tomar decisiones así resulten ser buenas o malas.

LEE MÁS: Las decisiones más caras en la historia de los negocios

Por eso es crucial que aprendas a tomar decisiones difíciles, pero para que esto ocurra primero debes de entender, ¿por qué te cuesta tanto tomar una decisión  y para otras personas no? A continuación te decimos cuáles podrían ser las razones:

  1. El miedo al fracaso: las personas perfeccionistas son las que más sufren a la hora de tomar decisiones. Quieren hacer la elección perfecta, sin cometer ningún error, y por eso tienen tanto miedo a escoger una opción que les pueda llevar al fracaso.
  1. Falta de confianza: muchas personas no quieren tomar decisiones porque les falta confianza en sí mismos. Creen que después de haberla tomado, no tendrán los conocimientos o habilidades suficientes para manejar esa situación, trabajo o tarea.
  1. No ver las alternativas que existen: en la vida no sólo hay una respuesta A o B para elegir, ni las cosas son en blanco y negro. Hay otras opciones, pero a veces te agobias tanto ante una situación que sólo eres capaz de ver una salida, cuando en realidad hay muchas otras alternativas.
  1. Depender de otras personas: esto también tiene que ver con la falta de confianza. Sobre todo si tus padres te criaron de manera sobreprotectora, o si eres una persona insegura, estás acostumbrado a que otros tomen decisiones por ti. Y cuando la responsabilidad recae únicamente en tu persona, no sabes qué hacer.
  1. Evitar la inquietud: tomar una decisión es un proceso que nos suele llevar a dudar, y eso puede generar un malestar en nuestra mente. Por eso hay gente que lo evita para no tener que pasar por ese mal trago.
  1. Procrastinar: preferimos dejar para más adelante una decisión que podemos tomar ahora por vagancia, para evitarnos esa angustia, o porque tenemos miedo de afrontar lo que viene.

LEE MÁS: 5 decisiones financieras para iniciar un negocio propio

Sea cual sea el motivo por el que te cueste tomar decisiones, hacerlo de forma rápida y sin complicaciones es importante. Y es que lo que elijas será lo que haga que tu vida mejore, siga adelante, y puedas aprovechar – a tiempo-  las oportunidades que se te presenten.