Inicio Como vender mas Tiendas tradicionales: ¿Cómo ganarle a un centro comercial?

Tiendas tradicionales: ¿Cómo ganarle a un centro comercial?

Compartir

Con la expansión del retail moderno, cada vez vemos más centros comerciales, supermercados, hipermercados, tiendas por departamento y homecenters, no solo en Lima, sino también en provincias. Es así que pequeños comerciantes podrían sentirse amenazados. Pero el retail tradicional, como las pequeñas tiendas de ropa, farmacias, bodegas o ferreterías aún tiene mucho que dar y las personas encuentran allí un plus que no existe en otros lugares. Conoce qué hacer para que tu tienda supere a los centros comerciales y grandes negocios

Sonríe y brinda un servicio personalizado: Si el cliente recibe un trato apresurado y sin ninguna sonrisa por parte de la persona que atiende tu negocio, no querrá volver. Es más, preferirá ir a un supermercado o centro comercial y gastar un poco más. El cliente no encontrará decenas de tiendas alrededor de la tuya y no podrá elegir, se quedará con un sabor agridulce en mente. Solo querrá comprar en tu negocio e irse rápidamente, así que has que su pequeña estadía en tu local sea lo más gratificante posible.

Una tienda tradicional se lleva esa ventaja: es más hogareña, el cliente está rodeado de menos personas y no siente ninguna presión de un vendedor ansioso por ganar comisiones contigo.

Pon música y mejora lo visual: En un centro comercial la gente no solo va para comprar, sino que busca sentirse bien, pasar un buen rato, tener una experiencia emocional. En tu tienda, enciende o súbele el volumen a tu equipo de sonido, coloca un parlante en un sitio estratégico y brinda música suave, de moda o nostálgica. Esto generará otra reacción en la persona que llega a comprar.

Además, mejora el aspecto visual. En un centro comercial la gente ya está dispuesta a comprar (ya sea ropa, comida, helados o cualquier otra cosa); en cambio, puede que solo esté pasando por la calle en donde se encuentra tu tienda sin ánimos de entrar. Si mejoras el aspecto visual y colocas una vitrina o fachada más atractiva y ordenada, impulsarás a que la gente de paso se anime a ingresar a tu negocio.

Estudia tu mercado y tu vecindario: Al menos que sea por recomendación, a tu tienda no entrará una persona que viva a una hora y media de allí, como sí sucede en un centro comercial. Generalmente, ingresarán solo personas que vivan cerca (a unos minutos), estén de paso o en ruta hacia su hogar o trabajo. Debes estudiar al 100% las preferencias y los gustos de tus vecinos para ofrecer el producto indicado, la música correcta y la cordialidad respectiva. Una encuesta funcionará muy bien.