Inicio Gestión y Liderazgo ¿Trabajando en equipo? 3 claves a la hora de pedir las cosas

¿Trabajando en equipo? 3 claves a la hora de pedir las cosas

Compartir
cultura organizacional trabajo

Todo sale mejor si sabemos como trabajar en equipo de manera efectiva. Para lograr dicho propósito, la herramienta clave es la comunicación. Por eso, en esta ocasión te compartimos 3 claves que debes tomar en cuenta al momento de dirigir las tareas.

Pides algo y no te hacen caso. Pides algo y cae en el olvido. Pides algo y nadie se da por enterado. Pides algo y no entienden bien lo que querías. ¿Qué está fallando? Saber pedir a otros es algo que se da por hecho, pero que en la vida real no todo el mundo sabe hacer bien. Es cuestión de unos pocos detalles.

¿Cuántas tareas pides a otros al cabo del día? ¿Y de la semana? ¿Y del mes? ¿Cuántas de tus cosas dependen de que otros hagan algo antes? Saber pedir es la base de una buena coordinación con los demás. Muchos de los desajustes, malos entendidos y urgencias vienen porque alguien en un momento no pidió algo bien. Algo que pasa muchísimo, en todos los niveles de un equipo.

Saber pedir las cosas implica hablar o escribir de forma directa, concisa y precisa. Tres ingredientes que con las prisas con las que hacemos las cosas, con la mala utilización de las herramientas, y con la instantaneidad con la que actuamos (no pensamos), solemos tender a olvidar.

Directo: empieza por lo importante

Olvida las introducciones, no des rodeos, ve al grano. Empieza por lo que tienes que pedir y deja claro, ya desde la primera frase, que le estás encargando una tarea que debe terminar.

Piensa antes y te costará muchísimo menos ir directo a lo que tienes que pedir. Las personas más eficaces y solventes van “directo al grano” cuando piden las cosas.

Conciso: aligera y concentra

En la mayoría de las ocasiones no hay que contar todo, hacer una composición de lugar, o montar un planteamiento-nudo-deselence. Los datos y detalles irrelevantes diluyen la claridad de tu mensaje. Cuanto menos paja, más sencillez, mejor interpretación, acciones más claras.

¿Qué información necesita saber? ¿Qué datos le tengo que dar? ¿Qué cosas necesita tener para terminar o entregar eso? Cuando sabes eso sintetizas y concentras tu mensaje. Pides tus cosas de forma más clara. Es zumo concentrado.

Preciso: incluye siempre el QUÉ y CUÁNDO

Dos palabras de oro que deberían estar puestas en las paredes de todas las oficinas del planeta. Porque para el trabajo en equipo son sagradas. Y sobre todo el Cuándo es algo que se tiende a descuidar.

Fuente: ThinkWasabi