Inicio Gestión y Liderazgo Tres errores que te pueden costar el trabajo

Tres errores que te pueden costar el trabajo

Compartir
errores trabajo

Todos cometemos algunos errores en el trabajo, pero así como hay equivocaciones que pueden ser subsanadas, hay algunas que simplemente podrían significar nuestro retiro inmediato de ese empleo. Aprende de las experiencias de otros y evita cometer estos tres errores que te pueden costar el trabajo.

Tus compañeros de trabajo no son tu familia

Tus jefes no son tu familia ni tus amigos: son tus jefes. La nueva concepción de la cultura laboral nos invita a crear lazos entre trabajadores y jefes, pero esto debe mantenerse dentro de una relación laboral. No se trata de un nivel de confianza que deba ir más allá de las capacidades laborales. Ofrecer o aceptar una excesiva confianza personal siempre jugará en tu contra la gente te juzgará por lo que menos les guste de ti. Así que asegúrate de que se te conoce por tu trabajo, no por tus opiniones.

Ideas con acciones, sino nada

Al formar parte de un equipo de trabajo, comenzamos a observar el comportamiento dentro de la empresa, la actitud de los clientes o los proveedores, y entre otras cosas comienzan a aparecer ideas sobre cómo podríamos mejorar las operaciones. Nadie debe detenerte cuando tienes ideas que pueden resultar en el crecimiento de la empresa, pero las ideas solas no son nada. Si quieres cambiar algo en una organización, no basta con ser un tipo listo o tener “olfato”. Necesitas datos, y necesitas preparar a fondo la presentación de esos datos, imaginar las objeciones que te van a presentar, y tener las respuestas preparadas.

¿Nuevo en el trabajo? Ten cuidado de cometer estos errores

¿Mejor sin problemas?

Nunca falta en el trabajo aquellas personas que querrán truncar nuestro crecimiento profesional, quizás dándonos tareas imposibles, quizás no explicándonos bien nuestras labores, pero al fin y al cabo con la finalidad de hacernos quedar como trabajadores poco responsables. Y más de las veces, dejamos pasar estos problemas creyendo que nos irá mejor en la empresa si no creamos conflictos y esperamos que las cosas se solucionen solas. ¡Terrible error! Si alguien va a por ti, no lo dejes estar, no importa el contexto. Habla directamente con esa persona, y si no lo puedes arreglar amistosamente, prepara todos los datos y concierta una reunión con tu jefe y esa persona. Lleva la iniciativa, se claro y firme, es lo único que te puede ayudar. Si al final todo se tuerce, al menos te habrás ahorrado muchos meses de pasarlo mal.

Como en todo, hay otra serie de equivocaciones que podrían poner en riesgo tu estabilidad laboral, pero en este caso nos hemos centrado en estos tres casos que dependen enteramente de tu capacidad y trabajo. Recuerda: ten cuidado no solo con tu desempeño laboral, sino también con el comportamiento que guardas dentro del trabajo.