Inicio Gestión y Liderazgo ¿Tuviste un mal día? No te desquites con tus colaboradores

¿Tuviste un mal día? No te desquites con tus colaboradores

Compartir

Llevar una mala relación con tus colaboradores sólo reducirá la productividad de tu empresa y creará un clima laboral tenso. ¿Seguro que quieres continuar con el malhumor?

Sientes que desde que te levantaste de la cama todo te está saliendo mal. Quizás no hay una razón real, simplemente no es tu día. Pero, ¿acaso eso es motivo para llevar el malestar a la oficina?

Ser el jefe de tu empresa es una fuerte responsabilidad que va más allá de dar órdenes y hacer pagos: eres la persona encargada de guiar a todo un equipo. Y nadie está dispuesto a seguir a un cascarrabias hasta el fin del mundo, así que será mejor pensarlo dos veces antes de llegar a la oficina dando gritos y contestando todo de mala gana.

Te puede interesar: 5 “regalos” que aumentan la productividad de tu equipo

Pilar Jericó, presidenta de Be-Up, realizó hace unos años un estudio sobre el funcionamiento de las oficinas bancarias y llegó a la conclusión de que el 30% de las agencias que obtenía la calificación de excelente era justo las que tenían un líder que se aseguraba de crear un ambiente agradable en el que se compartía el buen humor y algunos ratos después del trabajo.

Entonces, ¿qué puedes hacer cuándo tienes un mal día? Es cierto, a veces es inevitable aceptar que las cosas no nos están yendo tan bien como quisieramos. En esos casos, lo recomendable es detenerte unos segundos antes de contestarle a alguien y respirar profundamente para calmarte. Otra idea es imaginarte qué sucederá luego de haberte alterado: ¿tus colaboradores te harán más caso? ¿serás un líder más respetado? ¿o acaso ahora sentirán que eres una persona volatil y sin capacidad de autocontrol? Piensa bien cuál será la consecuencia de cada una de tus acciones.