Inicio Mejora tus finanzas ¿Estás en la universidad? Cinco claves para manejar tus finanzas personales

¿Estás en la universidad? Cinco claves para manejar tus finanzas personales

Compartir
finanzas personales

La etapa universitaria es una de las épocas más complicadas financieramente hablando: tenemos pocos ingresos pero muchos gastos. Aprovecha la oportunidad para aprender a planificar tus finanzas y prepararte para tus futuras responsabilidades.

Mientras estamos en la universidad, muchas veces nos enfrentamos a dos problemas: o no tenemos dinero debido a las dificultades para generarnos ingresos propios, o lo gastamos sin pensar en más porque nos lo entregan los padres. Toma nota de estos consejos para cambiar tu pensamiento y cuidar mejor tus finanzas personales.

1. Presupuesto

El primer paso para unas finanzas planificadas, es definir a ciencia cierta cuáles son tus ingresos y cuáles son tus gastos. Esto te permitirá preveer cuáles son los gastos que deberás hacer, y así podrás adelantarte y guardar el dinero correspondiente. Por ejemplo, si sabes que tendrás que comprar un libro para la clase de Química, averigua el precio, ponlo por escrito y fíjate como meta cuánto deberás ahorrar mensualmente para poder adquirirlo.

Es normal que durante tu vida universitaria te encuentres con un claro problema a la hora de presupuestar: los ingresos son mínimos. Si aún no estás trabajando, considera como ingresos el dinero que te dan tus padres para los gastos universitarios, las propinas de tus tíos, los ingresos por aquellos “cachuelos” que nunca faltan, etc. Lo importante es que crees en ti el hábito de la prevención financiera.

2. Ingresos adicionales

Si aún tomando en cuenta todos los ingresos que obtienes mensualmente sientes que no es suficiente, pues entonces es momento de buscar un trabajo a medio tiempo o, incluso, un trabajo desde casa dando clases particulares, traduciendo documentos, etc. Para optar por la búsqueda de un trabajo es importante que primero revises tu horario de clases, el tiempo que te tomará transportarte de un lugar a otro, los gastos en pasajes, etc. Recuérdalo: se trata de aumentar tus ingresos, pero sin descuidar tu rendimiento estudiantil.

Cuida tus finanzas personales y evita gastos innecesarios siguiendo estos consejos.

3. Prioridades

Otra posibilidad cuando el dinero no te alcanza es replantearte los gastos. Para esto, lo primero que debes hacer es definir tus prioridades. ¿El libro de química o un par de zapatos nuevos? Tienes que empezar a dar más importancia a las cosas necesarias, por sobre las deseadas. Un buen principio que te ayudará a mantener esta actitud es el de la satisfacción postergada: mientras ahorras a corto plazo para comprar aquello que necesitas, plantea un ahorro a largo plazo para obtener lo que deseas. Paciencia es la palabra clave dentro de este principio.

4. Gasta inteligentemente

Fíjate estrategias de gastos con esos egresos fijos como compra de materiales, transporte o comida. Evalúa si vale la pena comprar el libro o es mejor consultarlo por clase en la biblioteca, fotocopiarlo o adquirirlo entre varios compañeros. Llevar comida en lugar de comprar en la universidad, levantarse más temprano y usar transporte público en lugar de un taxi son excelentes maneras de reducir inteligentemente tus gastos.

5. Evita los gastos hormiga

Ya eliminaste todos los grandes gastos innecesarios, pero aún puedes ver desaparecer tu dinero “mágicamente”. ¿Qué pasó? Cediste ante los gastos hormiga: una gaseosa diaria, dos paquetes de galletas, una cajetilla de cigarros, etc, son gastos que no sientes en el momento, pero si te pones a sacar cuentas descubrirás que representan una importante cifra a fin de mes.