Inicio Mejora tus finanzas ¿Vas a comprar un vehículo usado? Esto debes tener en cuenta

¿Vas a comprar un vehículo usado? Esto debes tener en cuenta

Compartir
Para adquirir un vehículo usado debes revisar al detalle el estado técnico y legal. (Foto: Andina)

Comprar un vehículo usado nos ofrece una gran ventaja que es la de ahorrar dinero, por eso la a oferta y demanda de vehículos de segunda mano es grande. Sin embargo, al adquirir uno debe ser muy cuidadoso para que te evites futuros problemas y así tu compra tenga buenos resultados y no se convierta en una pesadilla.

Ya sea en el aspecto técnico o legal, debes revisar al detalle todo el proceso de compra ya que desconoces cuál es la situación del vehículo. Por eso aquí compartimos contigo recomendaciones cruciales que debes seguir para que evites problemas futuros tras realizar la compra de un vehículo de segunda mano.

LEE MÁS: Ojo: esto es lo que debes saber antes de comprar un vehículo

  • Revisa el historial de multas del vehículo, dirigiéndote al sitio web del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la región correspondiente.
  • Verifica si el vehículo le pertenece o no al vendedor, para que puedas hacerlo exige que el vendedor te presente la Tarjeta de Identificación Vehicular (TIV) o la Tarjeta de Propiedad emitida por la Sunarp y una copia del SOAT.
  • Acude a un notario con el vendedor para que elaboren juntos un acta notarial de transferencia. En el documento deberá especificar quién es el nuevo propietario del carro, cuál es el monto de la venta, el registro del SOAT, así como las características del vehículo.
  • Revisa que los pagos del SOAT del vehículo estén en orden porque de lo contrario el notario rechazará la documentación de venta. Lo mismo ocurrirá si no se está al día con el pago del impuesto vehicular o del Certificado de Revisión Técnica vigente del vehículo.

LEE MÁS: ¿Cómo financiar la compra de un automóvil?

Por otro lado, con respecto al precio que deberías pagar por un vehículo depende de muchos factores. Sin embargo, por lo general, un vehículo cuesta 20% menos por el primer año de antigüedad, a partir de su precio como nuevo. Si tiene más, se irá descontando 10% por año.