Inicio Ideas de Negocios Venta de emoliente, un rentable negocio para el invierno

Venta de emoliente, un rentable negocio para el invierno

Compartir

En estos fechas en que el frío nos acompaña a diario, aprovecha para iniciarte en la venta de emoliente, una tradicional bebida peruana que ofrece diversas oportunidades de negocio.

El emoliente en una bebida clásica del invierno peruano, pero que ha logrado hacerse un espacio incluso en los desayunos y cenas de verano si se sirve bien helado. Se trata de una bebida preparada en base a cebada, linaza, cola de caballo, entre otros que, gracias a su refrescante sabor y a sus diferentes propiedades para la salud, se ha convertido en un indispensable para muchos peruanos.

La manera más clásica de iniciarse en la venta de emoliente es a través de la venta ambulante, aunque en realidad actualmente se trata de una actividad apoyada por la mayoría de municipalidades, por lo que es posible formar parte de una asociación, contar con permisos municipales y trabajar de manera formal, con uniformes incluídos.

Si bien esa es una oportunidad para iniciarse en el negocio, es importante explorar otras opciones, como por ejemplo contar con un local destinado a la venta de desayunos cuya especialidad sea la preparación de emolientes. En este caso también deberás contar previamente con los permisos municipales correspondientes y la autorización de Digesa para la venta de alimentos.

Recuerda que, más allá de la opción que elijas, ambas requieren de una oferta amplia de productos. Si bien antes los clientes se conformaban con un emoliente, hoy en día buscan más. Añade a tus productos una bebida de quinua o quaker, además de panes con distintos acompañamientos (pollo, palta, huevo, camote, lomo, etc.)

Una nueva oportunidad es la venta de emoliente envasado. Puedes ofrecer a tus clientes una nueva presentación de esta tradicional bebida si se lo ofreces en un envase adecuado, con una presentación atractiva y algunos ingredientes especiales. Si bien la bebida tradicional está preparada en base a linaza, cebada, alfalfa, cola de caballo, frutas y limón, puedes incluir nuevos ingredientes que ofrezcan sabores distintos a esta tradicional bebida. Este tipo de bebida puede ser comercializada en estaciones de autoservicio o supermercados, puesto que estarías apuntando a un público distinto de aquel que busca un rápido y nutritivo desayuno.

Hay quienes se tomaron en serio la idea de hacer del emoliente la estrella de su local, creando todo un concepto de negocio que gira alrededor de esta bebida. Un claro ejemplo es La Emolientería, un conocido bar de Miraflores que vende tragos preparados en base a emolientes. Hoy en día es uno de los locales de moda preferido por los jóvenes.