Inicio Negocios innovadores Loncheras hechas de cartón para delivery en Moyobamba

Loncheras hechas de cartón para delivery en Moyobamba

Compartir

Desde hace algunos años, en el mundo se está tratando de disminuir el uso del plástico debido a las consecuencias desastrosas que el uso de este material trae al planeta, afectando al medio ambiente, así como a sus habitantes. Por eso en nuestro país, ahora existen leyes que regulan el uso de plástico, como son las bolsas y cañitas.

Como contribución al cuidado del planeta, Castinaldo Guerrero abrió “”Surfo’s Broaster Chicken”, un negocio de comida rápida en su natal Moyobamba, usando como principal premisa: no al uso de bolsas plásticas ni cañitas.

Este joven vio como a diario, los contenedores de comida iban y venían llenos de desechos plásticos. Solo uno de estos se demora unos 200 años en biodegradarse. Por esa razón, Castinaldo ideó unas loncheras hechas de cartón biodegradable, las cuales contienen figuras con las que se pueden entretener los niños, hasta tú si así lo deseas.

Castinaldo Guerrero es de Moyobamba, pero se mudó a Costa Rica hace unos 20 años para continuar con sus estudios superiores. Fue ahí donde desarrolló su cultura ecoamigable que lo ayudó a crear estas tan creativas loncheras que ayudaron a darle un valor agregado a su reciente negocio allá por el 2017, además de su receta especial para preparar su famoso pollo frito que trajo desde tierras ticas.

El dueño de Surfo’s Broaster Chicken evaluó el estilo de vida de su público, pues la gente de la selva acostumbra a trasladarse en mototaxis por lo que estas loncheras son perfectas, cómodas y compactas para el traslado de comida.

Guerrero no quiso quedarse con lo que tenía, entonces vio que su público era en su gran mayoría niños y jóvenes, entonces se planteó la idea de cómo darle una nueva utilidad a sus cajas de cartón, que aunque solo tardan un año en descomponerse todavía había mucho material por explotar.

Aparte del envase de cartón biodegradable, las cajas incluyen figuras de animales como caballos, dinosaurios y objetos como aviones. Pero no hay de qué preocuparse, pues la tinta con la que son impresas estas cajas es neutra, es decir no a full color, y esto le dio un plus para alcanzar al éxito con sus loncheras.

Con esto, asegura Castinaldo que al incitarlos a armar esos animales de cartón, aleja de cierto modo a los niños de los aparatos electrónicos, esto es algo que lo tiene muy satisfecho con su trabajo. Incluso, un cliente le envió fotos de cómo había quedado la figura pintada por su hijo.

Actualmente, Castinaldo quiere trasladarse a la capital con su negocio, pues esta pequeña empresa no tiene nada que envidiar a las grandes marcas del mundo.