Inicio Negocios innovadores ¡No más desechables! Conoce los utensilios biodegradables y germinables

¡No más desechables! Conoce los utensilios biodegradables y germinables

Compartir

Los materiales desechables nos han facilitado la vida en muchos aspectos, uno de ellos es el tecnopor, que normalmente lo usamos para el transporte de alimentos. Pero este material es amigable con nosotros más no con el planeta.

El tecnopor es poliestireno expandido (EPS) que al igual que todos los plásticos, son derivados del petróleo. El tecnopor además de liviano es muy económico para el uso comercial, es por ello que muchos restaurantes lo usan a la hora de despachar sus alimentos para llevar.

El problema con este material es que su reciclaje es muy difícil y costoso. Esto se debe a que el 75% de este material es aire y el pequeño porcentaje que se puede rescatar está mezclado con grasas y comida. La educación ecológica en muchos lugares de nuestro planeta es muy pobre por lo que la separación de la basura no se practica, cuando todo se mezcla y debido a la fragilidad del tecnopor, este se rompe haciendo mucho más difícil su reciclado.

En más de 90 ciudades del mundo el uso del tecnopor está siendo prohibido, por lo que se busca alternativas a su uso.

Lifepack es un claro ejemplo de emprendimiento mezclado con ecología. Esta marca es número uno en Colombia en fabricación de utensilios como platos, vasos y cubiertos, todos ecoamigables y germinables.

La compañía fue fundada por Claudia Brona y Andrés Benavides quienes lograron producir un material a base de hojas de maíz y coronas de piña, con la cual fabricarían estos utensilios.

“De la tierra a la cuna” es el mantra de la empresa en cuanto a la creación de platos desechables ecoamigables y germinables.

La idea de estos utensilios hechos con fibras de los restos de las hojas de maíz o coronas de las piñas es que puedan ser sembrados y estos puedan germinar nuevas plantas. Claudia Brona afirma que una vez que estos utensilios son desechados, los puedes poner bajo tierra en un jardín o una maceta, el material se biodegrada a partir de la tercera semana y pronto se verá el nacimiento de una nueva planta.

Esta maravillosa idea se les ocurrió a raíz de visitar a unos amigos para una comida, en la que vieron la cantidad de utensilios desechables que utilizaban. Ellos eran conscientes que ese material demoraba más de 500 años en degradarse, entonces decidieron hacer investigaciones hasta que llegaron a tan magnifico proyecto.

Se espera que esta empresa crezca y se vuelva en una compañía a nivel mundial para contribuir con la reducción de residuos tóxicos en el planeta.