Inicio Emprender con exito Oszada y su revolucionaria propuesta de moda sostenible

Oszada y su revolucionaria propuesta de moda sostenible

Compartir

La industria de la moda es una de las industrias que más contamina el medio ambiente, pues según la ONU, aproximadamente el 20%  de los contaminantes vertidos en el agua provienen de la industria textil. Un ejemplo de ello es la cantidad de agua que se usa solo para la fabricación de una prenda: se requieren aproximadamente 2.9 mil litros solo para la fabricación de una prenda de ropa.

En Perú, no existe mucho conocimiento sobre la contaminación que la moda produce, pero para las hermanas Micaela y Paulina Camet, esto es un problema que se acrecienta a través de los años. Las emprendedoras peruanas crearon Oszada, marca de alquileres de vestidos con el fin de convertir a la moda en sostenible.

Oszada nace de un problema que afrontan las personas cada vez que los invitan a reuniones o compromisos como bodas. Las mujeres usualmente tienen un vestido para cada ocasión, pero esto además de que implica comprar uno nuevo cada vez, también contribuye a la contaminación, pues no es una, sino miles de mujeres las que hacen esto.

Las hermanas Camet no fueron ajenas a esto y contaron que cada vez que compraban un vestido nuevo gastaban entre 500 a 800 dólares, y si era con diseñadores, era más costoso aún. Todo dependía de donde y el modelo que ellas querían para que el precio varíe. Por eso pensaron en cómo cambiar eso, además de que se pueden reducir los niveles de polución que existe en el mundo por cada prenda nueva que se fabrique.

La tienda de vestidos ubicada en Surco, trata de eliminar el consumismo y gira entorno a una economía colaborativa. Además, trata de crear conciencia en cuanto a la contaminación que esta industria produce al año.

 ¿Cómo funciona Oszada?

Oszada actualiza su inventario con prendas de vestir de diversas personas. Así que si tienes prendas en buen estado y deseas alquilarlas, lo primero es contactar a esta empresa. ¿Cómo los es el proceso? Debes enviar la foto de tu vestido usado o nuevo a su cuenta de Instagram, donde a diario, reciben miles de fotos de chicas que quieren alquilar sus prendas.

Al recibir tu foto, el equipo se encarga de la evaluación correspondiente, para saber si tu vestido está en tendencia y luce bien. Si todo está correcto, la dueña debe dirigirse  la tienda y poner a su vestido bajo una nueva inspección de calidad, donde se verificará que el vestido no presente ningún daño.

Tras pasar estos chequeos, tu vestido pasa a inventario y está listo para ser ofrecido a cualquier clienta que quiera probárselo y usarlo en el momento que elija. Para que el vestido quede a medida de la persona que lo va a alquilar, Oszada se encarga de todos los detalles y retoques finales.

Depende del contrato que se realice, la clienta paga, se lo lleva y devuelve entre uno o dos días para luego este ser enviado a la lavandería para que quede como nuevo y listo para volver a ser alquilado.

Una vez utilizado, la dueña recibe el 25% del costo total del precio del alquiler. Ten en cuenta que en Lima se celebran fiestas durante todo el año, así que este podría ser un buen negocio para generar un ingreso extra.

Lo que diferencia a Oszada de las demás casas de alquileres es que sus dueñas están enfocadas en la sostenibilidad, y eso lo reflejan en sus cuentas en redes sociales compartiendo datos interesantes sobre la moda sostenible.